+39075828085

Territorio

La zona del lago Trasimeno se encuentra en una posición estratégica en el centro de Italia, entre la Toscana y Umbría.

La coexistencia armoniosa de las verdes y dulces colinas típicas del ambiente umbro, con el sugestivo panorama del lago y de sus islas y con las antiguas ciudades ricas en historia, arte y cultura, hacen de esta zona un lugar de encanto, cada vez más apreciado por muchos turistas, tanto italianos como extranjeros.

Passignano sul Trasimeno
Passignano sul Trasimeno

Antiguo pueblo de pescadores situado entre el azul del agua del lago Trasimeno y el verde de las colinas circundantes, Passignano es una verdadera joya y su visita es obligada si se es de paso entre Umbría y Toscana.

El lago Trasimeno y sus pueblos
El lago Trasimeno y sus pueblos

El Trasimeno es un área única, rica en arte y cultura. Espectaculares vistas y escorzos encantadores nacen a partir del armonioso enlace de las verdes colinas umbras con el sugestivo panorama del lago y de sus islas y con sus antiguas ciudades. Castiglione del Lago, Città della Pieve, los bonitos pueblos de Panicale y Paciano, hacen de este territorio a un lugar de considerable encanto, cada vez más apreciado por muchos turistas tanto italianos como extranjeros.

Perugia
Perugia

Perugia es una de las más bellas ciudades etruscas de Italia. Sus piedras con colores cálidos, sus majestuosos palacios y sus continuos altibajos han fascinado a poetas y artistas de todos los siglos. El casco antiguo está en una colina rodeada por muchos cerros, estos son visibles desde muchas de las calles de la ciudad. El centro histórico de Perugia es un conjunto de varias formas, tamaños y colores: ladrillos, travertino, mármol, columnas, arcos, puertas, murallas que trazan su larga historia y la de los pueblos y civilizaciones que la han habitado: etruscos, romanos y la riqueza de los Estados Pontificios.

No se debe perder:
Museo de la Catedral de San Lorenzo. Museo Arqueológico Nacional de Umbría. Museo de las Puertas y Murallas “Urbiche”.
El Arco Etrusco. que es una de las siete puertas de las murallas etruscas de Perugia. Fue construido en la segunda mitad del siglo III a.C. y fue restaurado por Augusto en el año 40 a.C. después de su victoria en la guerra de Perugia. Representa la más integral y monumental de las puertas etruscas ciudadanas.

La Fontana Maggiore (también llamada Fontana di Piazza), símbolo de Perugia, se encuentra en el centro de la Plaza IV Novembre. Construida a finales de 1200, para celebrar el nuevo acueducto de la ciudad, cuenta con dos pilas de mármol decoradas con representaciones de los meses del año, de la tradición agraria y de la Biblia.
El Palacio de los Priores, un imponente edificio del siglo XIII en estilo gótico, hoy es la sede del ayuntamiento y también alberga la Galería Nacional de Umbría; esta contiene, entre otras, las obras de Pinturicchio, Piero della Francesca y Perugino. Las habitaciones de este edificio son realmente magníficas, la Sala de los Notarios y la Sala del Consejo están llenas de frescos y patrones antiguos, incluyendo una obra de Pinturicchio.
La Catedral de San Lorenzo, en la Plaza IV Noviembre, es una de las basílicas más famosas.

También la iglesia de San Severo es muy famosa, con sus frescos únicos que llevan la firma del Pinturicchio y de Raffaello.
La basílica más grande e imponente de toda Umbría se encuentra justo en la colina de Perugia: la Basílica de San Domenico, que jacta uno de los ventanales góticos construidos en el Cuatrocientos.

Cortona
Cortona

Cortona fù un libre Municipio Medieval, con la imponente fortaleza de los Medici y los palacios del casco antiguo, donde importantes Capitanes del Pueblo que la guiaron han dejado sus escudos de armas amurallados. Hay muchas iglesias que se encuentran entre las antiguas murallas, a veces escondidas entre los típicos callejones.
El monasterio, dedicado a Santa Margarita que es la matrona de Cortona, se encuentra en la parte más alta de la ciudad, desde donde se puede admirar una vista que incluye el Val di Chiana y el lago Trasimeno. Caminando por las características calles de Cortona, se respira un ambiente mixto de arte, cultura y gastronomía. Hay numerosas galerías de arte, así como los mesones típicos que proponen platos clásicos de la cocina toscana, siempre junto con los excelentes vinos tradicionales toscanos.
Para los amantes del vino, es imperdible la cita en las enotecas, estas ofrecen una amplia selección de vinos de Cortona y de la Toscana.
Se recomienda una visita al MAEC – Museo de la Academia Etrusca, fundado en 1727, recoge los testimonios arqueológicos encontrados en esta zona.
Los eventos se alternarán durante todo el año, pasando por la música del Cortona Festival Mix, a la Exposición de Muebles Antiguos, y al Festival de bisté y setas porcini.

Asís
Asís

La ciudad de piedra rosa colocada en las laderas del monte Subasio es la patria de la espiritualidad de Umbría. La historia de sus grandes santos, Francisco y Clara, se suma al trabajo de los más famosos pintores de la Edad Media.
Se puede iniciar la visita desde la parte superior de la ciudad, de manera de tener un cómodo recorrido cuesta abajo.
La Basílica de Santa Clara: Fundadora del orden de las las Hermanas Clarisas, Santa Clara está enterrada en la iglesia, donde también se guarda el crucifijo que habló a San Francisco.
Plaza del Comune. Austeros y elegantes los edificios públicos de la ciudad medieval: el Palacio de los Priores, el Palacio del Capitán del Pueblo y la Torre del Pueblo. También se encuentra un interesante templo romano llamado “della Minerva”.

Basílica de San Francisco: Centro de la espiritualidad franciscana y cuna del arte medieval europeo. Fue construida sobre la tumba del Santo de Asís. La doble basílica papal, fundada por Gregorio IX, es una obra maestra arquitectónica que incorpora lo mejor del arte italiano de la Edad Media, desde Cimabue a Giotto, desde Simone Martini a Pietro Lorenzetti, desde Jacopo Torriti a Pietro Cavallini. Los frescos del Antiguo Testamento y de los Evangelios están entrelazados con escenas franciscanas que expresan la culminación de la teología medieval en el momento del pleno desarrollo histórico de la orden franciscana.
Catedral de San Rufino, una espléndida fachada románica domina la parte superior de Asís, que mantiene intacto el encanto de los callejones medievales. San Damián, lugar central en la vida de Francisco y Clara. Hermitage, un oasis de paz y un símbolo de la alta espiritualidad de San Francisco. Basílica de Santa María de los Ángeles.

Siena
Siena

Conocida en todo el mundo por su patrimonio artístico, Siena es una de las ciudades más bellas del centro de Italia.
Debe su fama al famoso Palio, a sus vinos conocidos y celebrados en todo el mundo, como el Chianti, el Brunello di Montalcino y el Vernaccia di San Gimignano.
Plaza del Campo es el corazón de la ciudad y el lugar elegido para acoger el tradicional Palio, un acontecimiento histórico que se lleva a cabo el 2 de julio y el 16 de agosto de cada año.
Se trata de una carrera de caballos, montados a pelo, en la que los diferentes distritos de la ciudad (que a lo largo del resto del año llevan una intensa vida asociativa) compiten durante varios días.

Montepulciano
Montepulciano

Montepulciano es principalmente conocida por sus imponentes palacios renacentistas,por la elegante belleza de sus iglesias y por el “Vino Nobile”, uno de los vinos de Toscana más populares a nivel internacional.
El centro de la ciudad se desarrolla a lo largo de un curso que sube la colina hasta llegar a la plaza central, la Piazza Grande, que se encuentra en su parte superior.
Se debe visitar: la Iglesia de San Agustín; la hermosa Piazza Grande con la Catedral, el Palacio del Ayuntamiento, el Palacio Nobili-Tarugi y el Pozo de los Grifos y de los Leones.

Pienza
Pienza

La ciudad de Pienza es un raro ejemplo de ciudad del Renacimiento y ha sido declarada por UNESCO Patrimonio de la Humanidad, por la importancia de sus monumentos y de su plan de la ciudad, es capaz de dar respuestas concretas al deseo de los hombres de una convivencia civil, pacífica y laboriosa.
Situada en el centro del Val d’Orcia, un valle hermoso e intacto desde el punto de vista del paisaje, Pienza siempre ha sido considerada como la “ciudad ideal” o como la “ciudad utópica”.
Se debe visitar: la magnífica Catedral, situadaen la plaza central de la ciudad; el Palacio
Piccolomini (la residencia de verano del Papa Pío II, que era el principal comprador y fabricante de Pienza), obra maestra de Rossellini; el Museo Diocesano, ubicado en el Palacio Borgia (ahora episcopal), que alberga una de las colecciones más prestigiosas de tablas pintadas de la provincia de Siena (P. Lorenzetti, Vecchietta, L. Signorelli, Fra ‘Bartolomeo etc.); el Ayuntamiento.

Montalcino e la Val d’Orcia
Montalcino e la Val d’Orcia

Se hizo famosa gracias al Brunello, uno de los mejores vinos tintos del mundo. Pero Montalcino es también una magnífica ciudad de arte, que domina desde lo alto de la colina a las 3.000 hectáreas de viñedos (1.500 de los cuales destinados al Brunello) que le han dado fama y riqueza.
Entre las cuencas de los ríos Ombrone y Orcia, el centro está dominado por la Fortaleza, esta fue construida en 1361 para consolidar la entrada de Montalcino en las posesiones de Siena. Los símbolos de Montalcino son la Fortaleza y la esbelta torre del Palacio Municipal (construido entre el Doscientos y el Trescientos). A sus pies se hayan la Plaza del Popolo y la Logia gótica.
En el casco antiguo también merece la pena visitar las iglesias de San Agustín y de San Egidio (siglo XIV) y el Museo Civico y Diocesano, que alberga pinturas y esculturas desde el 300 al 900 y terracotas de Robbiano.
Las tortuosas carreteras entre los viñedos conducen a Torrenieri, Sant’Angelo in Colle y Poggio alle Mura. Desde Castelnuovo Abad se llega a la abadía de Sant’Antimo, una obra maestra de la arquitectura románica en Italia.
Verdadero tesoro de la naturaleza y de los paisajes, el Val d’Orcia acoge algunas de las ciudades históricas más interesantes de Siena y de la Toscana.
Desde las calles, a las plazas e iglesias, la vista se extiende hacia los grandes horizontes de las colinas. Castillos, pueblos, torres y monasterios aislados completan el cuadro de una tierra fascinante.
Incluso el arte del Val d’Orcia, al igual que sus aromas y sabores, la economía y el desarrollo, está fuertemente ligado a la actividad agrícola. El Teatro Povero de Monticchiello es un ejemplo significativo.

Gubbio
Gubbio

Gubbio fue una importante ciudad de Umbría (de la cual hay noticias en las Tablas de Gubbio ➔ eugubinas, tablas). Desde el principio del siglo tercero antes de Cristo estuvo aliada con los romanos, que al final de la guerra social la erigieron a municipio (Iguvium; más tarde Eugubium).
Destruida por Totila (552) durante la guerra griega-bizantina, en la Edad Media se convirtió en un municipio populoso y floreciente; a pesar de las luchas internas y de su participación en las guerras entre el Papado y el Imperio, logró extender su jurisdicción sobre un vasto territorio.
En el siglo 13. prevaleció la parte güelfa y la importancia del Municipio encontró su confirmación en la presencia, en muchas ciudades güelfas de Toscana y de Umbria, de podestà y capitanes del pueblo de Gubbio.
La ciudad fue el señorío de Giovanni Gabrielli, cuando Albornoz la conquistó para la Iglesia, en torno al 1360; tras rebelarse contra la autoridad papal en 1376, durante tres años siguió siendo un municipio libre.
En 1384 se presentó voluntariamente en el señorío de los Montefeltro: desde entonces su historia se confunde con la del Ducado de Urbino, en el que gozaba de privilegios especiales.
Rica de testimonios arqueológicos romanos, Gubbio conserva su aspecto medieval: Palacio dei Consoli (1332-1337, Angelo da Orvieto y Gattapone), actualmente sede del Museo Cívico y de la Pinacoteca Municipal. Palacios Pretorio y del Bargello (13 siglo). Entre las iglesias, San Pedro (13 siglo); la Catedral (siglo 13;. fachada del 16, con esculturas del 13 siglo); San Francisco (1259, reconstruida en el siglo 17.); Santo Domingo (la antigua San Martín, 1287); San Agustín (13 siglo). El palacio de los Montefeltro (o Ducale, 1480 más o menos) quizás se construyó en base s los diseños de Francesco di Giorgio Martini. A G. El arte de la mayólica floreció en el siglo 15 con Giorgio da Gubbio.
Entre las manifestaciones tradicionales, debemos recordar la característica “Corsa dei Ceri”, que tiene lugar el 15 de mayo de cada año, la víspera de la fiesta de San Ubaldo, patrón de la ciudad.

Cascata delle Marmore
Cascata delle Marmore

La Cascada “delle Marmore”, celebrada durante siglos por su belleza, aparece como una estepitosa columna rugido de agua en tres saltos.
Envolviendo la flora en una nube de espuma blanca, cubriendo un desnivel de 165 metros.
El escenario revelado a los ojos del visitante es el resultado de más de dos mil años de trabajo por parte del hombre que, desde la edad romana, trató de canalizar las aguas del río Velino para hacerlas caer en el río Nera que se encuentra por debajo.

Grotte di Frasassi
Grotte di Frasassi

Las cuevas de Frasassi, descubiertas en 1971 por un grupo de espeleología CAI, son cuevas subterráneas que se encuentran en el municipio de Genga, en la provincia de Ancona. El complejo de las cuevas se encuentra dentro del Parque Natural Regional de la Gola della Rossa y de Frasassi.
El complejo está formado por una serie de cuevas de las cuales, la primera (visitable desde la actual entrada), es el Abisso Ancona: tiene una extensión de 180 x 120 metros y una altura de 200 m; es tan grande (más de 2 millones de m3) que en su interior podría ser contenida sin problemas la Catedral de Milán. Desde el 1972 está bajo la tutela del Consorcio Frasassi Consorcio, constituido por el municipio de Gengae de la provincia de Ancona, con el objetivo de salvaguardar y valorizar la usabilidad cientiífica y turística.
Desde el 1 de septiembre de 1974, parte de las cuevas está abierta al público, convirtiéndose en el tiempo en una de las principales atracciones turísticas de las Marcas; se estima que desde entonces más de 12 millones de personas las han visitado.

reservar